Limpieza de Fachadas y Cristales en Sevilla

En todos los centros de trabajo, la limpieza es fundamental por higiene y necesaria para ver o detectar algún problema, que oculta la suciedad; con las fachadas ocurre igual, no podremos dar garantía de un buen trabajo sino se realiza una limpieza a fondo del soporte, bien para eliminar capas de pintura mal adheridas, o morteros que han perdido sus propiedades mecánicas con el soporte.

Las limpiezas de cristales, son trabajos muy agradecidos por el rápido resultado brillante que deja cuando pasas al siguiente; y aunque pueda parecer un trabajo de escasa responsabilidad o sencillo en su realización, no es tanto, como uno se puede imaginar a simple vista. “Hasta para barrer, hay que saber”

Con la experiencia y los errores hemos aprendido a trabajar de forma rápida, sin dañar carpinterías delicadas, dejando deslumbrantes fachadas acristaladas de edificios de oficinas y hoteles.

Peor es el caso de fachadas donde el revestimiento es sólido, como mármoles o piedras naturales, los cuales en muchas ocasiones encontramos con manchas provocadas por el musgo o líquenes originados por desagües, y hasta que no se ha producido una limpieza no se ha podido ver como de deteriorada estaba la fachada.

Según el tipo de revestimiento que necesitemos limpiar de una fachada, trataremos con algún tipo de desincrustante/ desengrasante, o simplemente con agua a presión controlada, observando de no producir daños en el revestimiento propio de la fachada, con un inmediato o no lavado mediante máquina de agua a presión, siempre controlando de la misma forma la presión, y lo cerca que disponemos la lanza para no dañar la fachada.

Especial cuidado habrá que poner en las limpiezas de fachadas las cuales hayan de realizarse con productos agresivos (desincrustantes, ácidos…) ya que toda preparación de tapado con mantas, cartones, etc., además de cerrar bien carpinterías y persianas será necesaria para evitar daños. De la misma manera, que los operarios habrán de estar cualificados para el correcto manejo de estos productos, conociendo los riesgos a los que están sujetos y cuáles son los protocolos de actuación en caso de accidente.

No todos los productos de limpieza valen para todas las superficies, y de ello sabe bien las amas de casa. De la misma forma trataremos de buscar el producto idóneo para limpiar la fachada que se nos presente. Un punto a tener en cuenta es la pureza o porcentaje de agresividad de los productos que se quieran aplicar en las limpiezas de fachadas; nunca es mala opción empezar por realizar alguna muestra en algún lugar de escasa visibilidad, variando la dosificación y siempre con la precaución de tener a mano una manguera o cubo con agua limpia para el enjuague de la superficie.

Atentamente, nos emplearemos en la limpieza de fachadas que tengamos que pintar nuevamente, ya que la suciedad, polvo, etc.… agarrada a la superficie, ha quedado incrustada en los poros de la fachada, y no saldrá con un simple paso de plumero, especialmente en aquellas que sean rugosas y pintar sobre ella sin una buena limpieza con máquina de agua a presión es reducir la vida y/o garantía de un trabajo por muy buena y cara que sea la pintura a aplicar.

Contacta con nosotros

Enviar